Monday, August 15, 2005

Queridos amigos hoy les escribo probablemente por una ultima vez he visto cosas que me han hecho darme cuenta de los muchos males que existen en esta tierra y he decidido que mis últimos momentos sirvan para advertir a todos aquellos sobre los males milenarios que asechan en las más oscuras y malvadas profundidades de la tierra.

Como muchos de ustedes saben tengo una muy cercana amistad con el Doctor Alexander Raskolnicov de la Universidad de Miskatonic. Él se especializa en paleontología y es muy dado a excursiones submarinas en búsqueda de ciudades perdidas por eones. Sus expediciones lo habían llevado por muchos lugares del mundo, incluyendo las misteriosas tierras del Oriente mencionadas por muchos de los mitos primordiales, que se pueden encontrar en las anotaciones del árabe loco.

Nunca pensé que mi campo de interés iba a ser de alguna ayuda para el buen profesor, ya que mi especialidad son las matemáticas, sobre todo profundos estudios sobre resoluciones de ecuaciones diferenciales sin solución teórica. Yo pasaba el tiempo en los laboratorios de mi querido amigo siempre que regresaba de alguna de sus tan conocidas aventuras. Siempre sentí curiosidad por los estudios del doctor y su profundo conocimiento de los mitos ancestrales y su talento para encontrar patrones y similitudes entre los diferentes mitos en todas las diferentes culturas. Todo siempre me pareció increíble fantasía hasta que un día las cosas cambiaron.

Una hermosa tarde de marzo una persona un tanto extraña se coló en el laboratorio del buen doctor justo en el preciso momento que yo iba llegando. El tipo se hacía llamar John Hatecraft y decía que era un marino que había trabajado para una empresa que se encargaba en movilizar personas a lugares de difícil acceso.

Nos contó el como llevaron a un grupo de científicos a el Antártico a una de las partes más profundas e inexploradas del mismo. EL “Arkham” era el nombre de la embarcación que los llevó hacia tan malvado destino. Los científicos les aseguraron que una expedición anterior había podido llegar hasta el lugar donde se disponían a ir pero que por el mal clima no habían podido estar mucho tiempo. Después de un tiempo uno de los marineros más experimentados le contó que el mismo Arkham había llevado a esos científicos al mismo lugar hace unos cuantos años, pero que muchos de los marineros que había participado del viaje habían renunciado apenas llegaron a puerto.

Dijo que después de un par de meses tuvieron que regresar con tan solo 2 de los treinta científicos que se habían aventurado en aquellas montañas de locura y ambos dos murieron en el barco por heridas que nadie pudo explicar.

Fue en ese momento que se llevó la mano a uno de los bolsillos de su impermeable y sacó un par de fotos, las cuales contenían imágenes de cosas y mundos que nos aterro al buen doctor y a mí por su parecido a lo descrito en el infame libro del árabe loco Abdul Alhazared, el temible Necronomicón…………………

Image hosted by Photobucket.com

3 comments:

medea said...

Conque ahí se había ido esa condenada mascota..

Para que vean que el Dog Chow si los hace crecer grandes y fuertes

;)

CRISK said...

Fue en ese momento que se llevó la mano a uno de los bolsillos de su impermeable y sacó un par de fotos, las cuales contenían imágenes de cosas y mundos que nos aterro al buen doctor y a mí por su parecido a lo descrito en el infame libro del árabe loco Abdul Alhazared, el temible Necronomicón…………………
WOW yo quiero...........}
:(

akxi said...

No lo mate todavía!!!! yo quiero saber +, dele animo p q siga escribiendo!!!

Y q le den un hueso a la tenebrosa mascota :P

Saludos!